Saltar al contenido

Qué debemos saber de la Hernia de hiato

Aprende en qué consiste esta alteración anatómica y cómo tratarla

Reflujo gástrico, pesadez estomacal, dificultad al respirar después de comer. Sufrir de cualquiera de estos síntomas puede resultar común, pero cuando comienzan a hacerse frecuentes o muy intensos, es el momento de someternos a un estudio médico, ya que probablemente padezcamos de hernia de Hiato.

¿Qué es la hernia de hiato?

Es aquella que se produce cuando la parte alta o superior del estómago pasa a alojarse en el tórax, a través del diafragma. Para tener un panorama un poco más claro, debemos entender que, cuando comemos, los alimentos pasan desde la boca hasta el esófago y de ahí bajan por el tórax al estómago, ubicado en el abdomen.

Por su parte, el abdomen y tórax están separados por un músculo llamado diafragma. El agujero que conecta al esófago y al estómago se denomina hiato. Entonces, la hernia de hiato viene a ser una malformación, trastorno o alteración anatómica que causa que el contenido alimentario que ha bajado al estómago y se ha mezclado con los ácidos gástricos, vuelva al esófago, causando diferentes malestares en la persona.

¿Cuáles son los síntomas de la hernia de hiato?

El síntoma clásico de este tipo de padecimiento es el reflujo gastroesofágico (ERGE). Sin embargo, no es el único, así que deberemos estar atentos a las siguientes señales de alarma por parte de nuestro organismo.

Reflujo gastroesofágico

Es la desagradable sensación de ardor y acidez en el esófago, boca y garganta que podemos llegar a sentir mientras hacemos la digestión. Esta sensación es producto de los alimentos mezclados con los ácidos gástricos que se devuelven del estómago al esófago.

Este tipo de reflujo puede hacernos sentir el sabor del líquido estomacal en la boca. Además, puede causar tos seca, asma, falta de respiración, sensación de ahogo y sensación de pesadez estomacal.

Vómito con sangre

Igualmente, el sangrado al vomitar e incluso las heces oscuras pueden ser un indicativo de que algo no está funcionando correctamente en el sistema digestivo.

Disfagia

Es la dificultad al tragar, pero no se trata de problemas para tragar grandes cantidades de alimento, sino para que podamos tragar cantidades habituales de comida.

Anemia crónica

Otro síntoma a evaluar es cuando tenemos anemia sin una causa aparente. Por lo tanto, si poseemos una alimentación adecuada, pero aún así presentamos anemia, unida a los demás síntomas, puede ser un claro indicativo de que sufrimos una hernia de hiato.

¿Qué causa la hernia de hiato?

En este aspecto, es necesario que separemos a niños de adultos. En el caso de los niños este tipo de hernia está asociada a situaciones congénitas, es decir, son hereditarias. Sin embargo, se han reportado casos de hernias de hiato en niños asociadas a la escoliosis y a otras malformaciones durante su proceso de desarrollo.

En el caso de los adultos, esta condición no tiene una causa clara ni absoluta. Si bien la predisposición genética es un elemento a tener en cuenta, existen determinados hábitos, prácticas o consumos de alimentos que son detonantes de que la predisposición se haga presente.

Mala alimentación

Una dieta cargada de condimentos, así como de sustancias como el café, el chocolate, la pimienta, las grasas saturadas, las bebidas gaseosas o alcohólicas propician el mal funcionamiento de las actividades biológicas del organismo, en particular, de este tipo de hernias.

El tabaco

El tabaco es una sustancia altamente tóxica. Sus efectos han demostrado relajación del esfínter y probablemente la relajación de los músculos que separan al estómago del tórax.

Vida sedentaria o esfuerzos físicos

La vida sedentaria genera pérdida de masa muscular y acumulación de colesterol en todo el organismo. Por lo que es lógico suponer que estos efectos abarcan también a los músculos estomacales e intestinales.

Estreñimiento

El esfuerzo adicional que se produce para lograr la evacuación genera esfuerzos adicionales a todos los músculos del estómago, lo cual está asociado de forma directa a trastornos intestinales y reflujos de alimentos.

Diagnostico

El diagnóstico de la hernia de hiato sólo puede ser efectuado por un médico. Este profesional debe evaluar los síntomas del paciente y, de si lo considera necesario, debe proceder a realizar las correspondientes pruebas de gastroscopia y endoscopia.

En la mayoría de los casos, el paciente no muestra todos los síntomas, por lo que se hace necesario realizar este tipo de pruebas para detectar la hernia.

Dieta especial en caso de sufrir de hernia de hiato

Este tipo de hernia usualmente está asociada al exceso de peso, por lo que una de las primeras recomendaciones a seguir en caso de padecimiento de esta enfermedad es cuidar el tipo de comida que ingerimos.

Aquellas personas diagnosticadas con hernia de hiato deben evitar el consumo de cualquier tipo de picante. También resulta conveniente evitar los condimentos.

Aunque suene como una obviedad, es necesario que aquel que padece de este trastorno biológico evite el consumo de alcohol y tabaco, ya que ambas sustancias aumentan los efectos perniciosos del reflujo gastrointestinal.

Finalmente, este tipo de pacientes debe iniciar una dieta de consumo de alimentos ligeros de forma continua. Así, puede comer ensaladas, purés de vegetales, sopas y consomés durante todo el día, en periodos no mayores a tres horas entre una comida y otra.

Cuidados adicionales con la hernia de hiato

Existen fármacos especiales que sirven para aliviar el ardor intestinal y el reflujo gástrico, como por ejemplo el omeprazol. Sin embargo, es muy importante evitar cualquier tipo de automedicación, siempre debe ser  el profesional médico quien deberá evaluar nuestra condición y características físicas para evitar causar un daño aún mayor.

Por otro lado, es recomendable que el paciente inicie una rutina de ejercicios de bajo impacto para tonificar su condición muscular. Sin embargo, cualquier actividad física debe ser realizada dentro de la estricta supervisión de un profesional de la salud, quien determine que con los impactos propios del ejercicio no se cause un daño mayor.

En ultima instancia, existe la opción de la cirugía para corregir la hernia. No obstante, este procedimiento es altamente invasivo y sólo está recomendado para pacientes en cuyo organismo no ha hecho efecto la dieta, la pérdida de peso ni la medicación.

Rebajas
Casio Reloj de pulsera Unisex F-91W-1YER
  • Incluye cronómetro, alarma, indicador de hora de 12/24 horas y calendario...
  • Caja y correa de resina sintética, un material resistente y flexible
  • La duración de la batería es de 7 años
error: Content is protected !!